Incidencia de los amortiguadores en la seguridad del vehículo

Hay que intentar no dejar huella ……………..que luego todo se sabe!!!!!!!!!!! jajajaja

 

CHICA MECANICA

El neumático constituye el único punto de unión entre el vehículo y el suelo. El área de contacto corresponde, para cada rueda, a una superficie equivalente a la de la palma de una mano.

La elección de un buen neumático es fundamental para la seguridad (adherencia en seco y en mojado, en recta y en curva…), para la economía del usuario (coste de uso al km en función de la duración y del ahorro de consumo de carburante) y para el medio ambiente (fundamentalmente en la fase de uso, por el consumo de carburante debido a la resistencia a la rodadura del neumático y las emisiones de CO2 asociadas). Estas diferentes prestaciones están interrelacionadas y son contradictorias.

Pero el mejor neumático puede comportarse como el peor sin un mantenimiento adecuado. Un neumático con presión inadecuada, gastado excesivamente (<1,6 mm) o de forma irregular, incide sobre la seguridad, el consumo de carburante y el comportamiento del vehículo.

Michelin recomienda:
Comprobar la presión y el estado de los neumáticos mensualmente o antes de un viaje largo.
Verificar mensualmente la profundidad de la escultura y sustituir los neumáticos al llegar a la profundidad mínima legal de 1,6 mm o en caso de daños o desgastes irregulares.
Acudir anualmente a un especialista para revisar los neumáticos si tienen más de cinco años.
Cambiar los neumáticos de más de diez años desde la fecha de fabricación, aunque parezcan estar en buen estado y no hayan alcanzado el límite legal de desgaste.

Incidencia de los frenos en la seguridad del vehículo
Poder detener un vehículo con energía y precisión es algo indiscutiblemente esencial para la seguridad. El correcto mantenimiento del sistema de frenado es imprescindible para garantizar esta función básica. Y este sistema es cada vez más complejo, por la presencia de sistemas inteligentes como el ABS y el ESP, que ayudan a mantener la maniobrabilidad y estabilidad del vehículo en situaciones críticas de conducción en las que un conductor normal puede verse sobrepasado. Su eficacia ha sido probada en numerosos estudios que indican que equipar la totalidad del parque vehicular con el ESP podría reducir hasta el 40% de los accidentes mortales.

Estos avances en seguridad se van a ampliar al mundo de las dos ruedas, donde los sistemas CBS y ABS serán obligatorios a partir de 2017 según cilindradas. Ambos sistemas, principalmente el ABS, que evita el bloqueo de las ruedas, le proporcionan mayor confianza al motorista, permitiéndole frenadas más fuertes, con mayor estabilidad y reduciendo la distancia hasta en un 15%.

Para garantizar la eficacia de estos sistemas básicos en la seguridad activa de los vehículos, el usuario debe conocer su funcionamiento tanto teórico como práctico, y asegurar su correcto mantenimiento comprobando y cambiando en caso de ser necesario elementos como discos de freno, pastillas o incluso latiguillos. Para ello Bosch recomienda utilizar siempre piezas de calidad contrastada y avanzada tecnología, instaladas por parte de talleres profesionales.

¿Qué son los amortiguadores?

Los amortiguadores son componentes clave de la suspensión de un vehículo. Lo que quizá no sepan los conductores es que además de hacer la conducción más cómoda su función también es hacerla más segura. Tan importante es el estado de los amortiguadores para la seguridad como lo es el de los frenos o los neumáticos, los otros componentes del Triángulo de la Seguridad.

¿Cómo funcionan los amortiguadores?

Los amortiguadores reducen las oscilaciones verticales de la carrocería. Al comprimirse y extenderse absorben los movimientos de la suspensión para asegurar el agarre de las ruedas a la carretera, es decir: los amortiguadores ayudan a mantener los neumáticos en contacto con la carretera e inciden directamente en la estabilidad del vehículo.

Algunos peligros de los amortiguadores en mal estado

Incremento en la distancia de frenada, y reducción de la eficacia de los sistemas de frenos antibloqueantes (ABS) y del control electrónico de estabilidad (ESP)
Mayor riesgo de deslizamiento en superficies mojadas y mayor riesgo de aquaplaning a menor velocidad
Menor control en virajes o con viento cruzado
Mayor cansancio del conductor y aumento en su tiempo de respuesta
Desgaste prematuro de los neumáticos y otros componentes de la suspensión
Mantenimiento de los amortiguadores

La efectividad de los amortiguadores se reduce poco a poco a medida que van sufriendo los efectos del desgaste debido al uso. Esto resulta muy peligroso ya que, al ser un cambio gradual y suave, el conductor no lo percibe y va modificando instintiva e inconscientemente su conducción al estado de los amortiguadores. Por ello resulta de vital importancia realizar revisiones periódicas de estos elementos cada 20.000 kilómetros y se recomienda el cambio a los 80.000 km (*).

(*) El kilometraje es indicativo y puede variar dependiendo del modelo del vehículo, tipo de conducción y condiciones del firme.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s